Saltar al contenido

Behringer Crave

Sintetizador semi modula Behringer Crave

El Behringer Crave es un módulo de sintetizador «todo en uno», con mucha personalidad propia. Behringer está disfrutando de un gran éxito con las reproducciones de sintetizadores conocidos, pero también tiene algunos diseños originales.

Tras la presentación del Neutron (un instrumento semimodular de doble oscilador, asequible y original, sin teclado), la empresa lanzó el Crave. Análogico, con un diseño simple y más barato que los otros synths de la familia, un herramienta para tu home studio a tener en cuenta.

Índice

Características:

  • 2 formas de onda (diente de sierra y de pulso con modulación de la anchura de pulso)
  • VCO basado en el chip CEM3340
  • Generador de ruido
  • Filtro de 24 dB con resonancia, conmutable entre low-pass y Hi-pass
  • ADSR
  • LFO con ondas cuadrada y triangular
  • Secuenciador
  • Arpegiador
  • Patchbay con 18 entradas y 14 salidas para posibilidades avanzadas de modelado de sonido y compatibilidad con otros secuenciadores modulares y sintetizadores
  • Entrada de audio para fuentes de sonido externas
  • Salida de auriculares (3,5 mm)
  • Entrada y salida MIDI
  • Conexión USB-B
  • Dimensiones: 320 x 164 x 47 mm
  • Peso: 1,5 kg
Sintetizador semimodular analógico CRAVE de Behringer con 3340 VCO, filtro de escalera clásico, secuenciador de 32 pasos y cadena polivinílica de 16 voces
  • Trayectoria de señal analógica pura basada en diseños auténticos de VCO, VCF y VCA
  • Oscilador con muchísimos matices y salidas de onda de pulso y diente de sierra para lograr sonidos
  • Filtro Ladder Moog de 24 dB clásico con resonancia para un rendimiento musical incomparable

Está presentación de producto se ha realizado con AAWP plugin.

Si Behringer hubiera lanzado el Crave hace diez años, muchos lo habrían calificado como un imitador del Roland TB-303 Bassline. Sin embargo, Behringer ha lanzado recientemente un clon muy específico del TB-303, el TD-3, dejando que el Crave se valga por sí mismo.

El Crave es un monosintetizador barato en comparación con otros de su misma gama, reproducible y sin memoria de parches. Además, lo puedes utilizar como una interfaz para sistema Eurorack. También puedes dirigir las señales de control de un sistema modular para modular el Crave.

Comprar

Controles del Crave Behringer

Al igual que en el Neutron, el oscilador analógico del Crave se basa en un chip Curtis 3340 y genera formas de onda de diente de sierra y de pulso variable. También puedes mezclar ruido blanco o una fuente de audio externa. Un único generador de envolvente y un LFO pueden modular el tono del oscilador o la anchura del pulso. La envolvente es muy sencilla: sólo ataque, caída y sustain conmutable.

Puedes omitir la envolvente y poner el VCA en el ajuste On para obtener un zumbido constante. El filtro de escalera totalmente auto-oscilante de 24db-por-octava le permite cambiar entre las respuestas de paso bajo y paso alto. También tiene controles para el corte y la resonancia y modulación positiva o negativa escalable desde la envolvente o el LFO.

El LFO tiene un mando para controlar su velocidad y ondas cuadradas o triangulares conmutables. El mando Glide determina la velocidad del portamento, por supuesto. Un toque inusual es el mezclador/balanceador de voltaje, que proporciona un voltaje de compensación de propósito general y un medio para escalar los voltajes externos entrantes.

Secuenciador

El diseño del secuenciador del Crave se encuentra en otros sintes de Behringer, con los que el Crave puede intercambiar patrones utilizando el software Synth Tool de Behringer. El secuenciador tiene abundantes entradas de control, incluyendo Start/Stop, Reset y Tempo. Trece botones rojos y negros iluminados funcionan como un teclado de una octava y parpadean de forma atractiva cuando se reproduce una secuencia.

Utilízalos para introducir hasta 32 notas en los modos de tiempo por pasos o en directo. Puedes acceder a 64 secuencias utilizando los botones que se duplican como selectores de octavas de reproducción y transponerlas en tiempo real. Otra función útil es un control de trinquete para crear notas rápidas y repetidas.

El arpegiador tiene ocho patrones disponibles y no sólo un simple subir y bajar. Un mando giratorio determina el tempo o la longitud de la puerta de la nota, o en otro modo, el factor de oscilación de la secuencia repetida. El Crave se sincroniza fácilmente con otros elementos basados en el tiempo de tu sistema modular o DAW. También puedes controlar la velocidad del LFO con una tensión externa.

Interfaz interesante

El Crave no se levanta de su chasis para encajar en una caja Eurorack como hacen otros diseños de Behringer. Los conectores de entrada y salida MIDI de cinco pines DIN están en el panel superior junto a la bahía de parcheo de control de voltaje. Por la parte de atrás solo dispones de una conexión por USB, otra para la alimentación y conmutadores DIP para escoger el canal MIDI.

Así mismo puedes controlar todos sus parámetros gracias a sus 18 entradas CV. El tono del oscilador tiene dos entradas, una escalada para la reproducción de 1V/octava y otra para la modulación del vibrato. Una tercera entrada aparece en el control mezclable Mod Destination, y puedes mezclar una entrada de audio externa. El filtro tiene entradas de control de corte y resonancia. El mezclador de voltaje incorporado tiene su propio par de entradas, por lo que podrías tener tanto una onda sinusoidal como una cuadrada generada externamente controlando el filtro resonante, por ejemplo.

El Crave es un instrumento monoaural con más de una docena de salidas para controlar la tensión y las señales de audio. Puedes acceder al ruido blanco y a las dos formas de onda del oscilador de forma individual. Los botones del teclado envían voltajes de control y puertas, por lo que tu Crave sentado frente a un sistema modular puede ser una interfaz de teclado para controlarlo todo.

Satisface tus antojos

Como he mencionado antes, no hace falta que consideres el Crave como un intento de sustituir al Roland TB-303, pero sí que puede crear algunos efectos muy parecidos a los del 303. Puedes elegir entre secuencias y arpegios chillones y muy resonantes, partes de bajos profundos con una modulación de ancho de pulso más gruesa, o trinos secuenciados y patrones melódicos agudos.

Los sencillos timbres de sintetizador son sólo el principio de las capacidades del Crave. Conectando sus controles de parámetros individuales entre sí con unos cuantos cables de 3,5 mm (se incluyen seis) puedes crear efectos mucho más complejos.

Si lo utilizas como interfaz de un sistema modular (dando un control similar al de un teclado, secuenciación y una voz de sintetizador básica que puedes ampliar hasta donde llegue tu sistema modular), el Crave ofrece posibilidades prácticamente infinitas.

Si no tienes suficiente con su sonido, su modo de desbordamiento MIDI te permite controlar hasta 16 unidades polifónicas. Puede que incluso descubras que comprar varios instrumentos para hacer una gran configuración polifónica es finalmente práctico y asequible.

Opiniones

El precio del Crave en España es de 170 euros en el momento de redactar este review. Esto es extremadamente asequible (comparado con lo que necesitarías para construir un sistema Eurorack comparable) para un teclado rudimentario, un secuenciador, un arpegiador, un oscilador, un filtro, una envolvente, una fuente de ruido, una bahía de parches de tensión y una interfaz MIDI.

Ver más productos de Behringer

En másvolumenporfavor.com también puedes ver:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.