Saltar al contenido

Roland TR-08

Roland TR-08

La caja de ritmos Roland TR-08 es una resurrección digital de un beatbox clásico con un sonido decente, aunque las salidas adicionales y los sonidos más ajustables serían una adición bienvenida a este nuevo modelo.

Además, este modelo es el último de los beatboxes clásicos de Roland en recibir el tratamiento DSP. Y una vez más, parece que no se puede detener el entusiasmo de Roland, en forma de su serie Boutique, por lanzar diminutos clones digitales de glorias pasadas.

Serie Roland Boutique

Toda la serie Roland Boutique viene con la misma huella, intentando recrear el sonido, el aspecto y la interactividad de los originales. El tamaño del panel frontal elegido hace que todos ellos entren en la categoría de «miniatura».

Índice

Características:

  • Inspiración compacta de la caja de ritmos Roland TR-808
  • Mantiene el sonido, la personalidad y el diseño de la interfaz de usuario de la unidad original
  • Manejo del de tono, nivel, afinación, decay, compresor, gain y afinación
  • Se pueden panoramizar los elementos por separado
  • Secuenciador de 16 pasos
  • Pantalla LED
  • Salidas independientes a través de audio USB
  • Construida con materiales de primera calidad
  • Incluye la base Roland DK-01 Boutique para una visualización multiángulo
  • Mini altavoz alimentado
  • Dimensiones: 308 x 130 x 130 x 51 mm
  • Peso: 1,3 kg

Ver más características

Rebajas
Caja de ritmos Roland TR-08 Rhythm Composer— Recreación ultracompacta de la legendaria caja de ritmos TR-808
  • Recreación ultracompacta de la legendaria caja de ritmos TR-808
  • Las sensaciones, el sonido, el carácter y la interfaz de usuario de la TR-808 original
  • Control manual de sonido, nivel, afinación y caída

This product was presentation was made with AAWP plugin.

Breve repaso de historia de la 808

La última en la línea del proceso de destilación analógica a digital de Roland es la TR-808 Rhythm Composer (o caja de ritmos en lenguaje más genérico). La TR-808 original llegó en un momento importante del desarrollo de la tecnología de la música electrónica.

Desde finales de la década de 1970 y hasta principios de la de 1980, los circuitos integrados (chips de silicio) se hicieron cada vez más asequibles y accesibles. Esto, combinado con los avances en el procesamiento informático y la memoria digital, permitió que salieran al mercado toda una serie de instrumentos interesantes.

La TR-808 aprovechó algunos de estos desarrollos para crear una caja de ritmos capaz de crear pistas rítmicas con múltiples patrones para canciones completas, a la vez que ofrecía al usuario cierto ajuste tímbrico de los sonidos y opciones de sincronización con otros equipos.

Sin embargo, en términos sonoros, la TR-808 empleaba técnicas de generación de sonido que habían sido utilizadas por Roland y otros desde la década de 1960. Estas técnicas eran claramente electrónicas, pero el 808 se utilizó con muy buenos resultados en algunos temas clásicos, lo que le valió un estatus de culto.

Así mismo, al igual que muchos equipos analógicos, se encuentra en un continuo sonoro bastante fluido. Incluso en aquella época, las diferencias de componentes hacían que cada 808 saliera de fábrica con un sonido algo diferente. Si te adentras en el manual de mantenimiento, descubrirás que, al igual que la TR-909, el 808 sufrió algunos ajustes de diseño (más notables en el tono de la caja y los sombreros de las unidades anteriores).

TR 808

Revisando la TR-08

De hecho, las formas de onda generadas por seis osciladores básicos Schmitt Trigger, y sus afinaciones relativas de filtro y tono (de las cuales sólo dos pueden recortarse internamente) son el núcleo del sonido de cada 808, ya que son utilizadas por los Hats, Cymbal y Cowbell.

Otras diferencias más pequeñas se encuentran en los tonos de algunos sonidos (no todos se pueden ajustar en ninguna de las dos unidades), y un brillo apreciable en el TR-08.

Es fácil centrarse sólo en los aspectos de «autenticidad» de la TR-08, pero es una máquina del siglo XXI mucho más que la original en bastantes aspectos, más allá de su motor de sonido impulsado por DSP.

He aquí cómo se compara la TR-08 con nuestra TR-808:

TR-08 vs TR-808

  • KICK: bastante cerca, aunque las envolventes de amplitud siguieron curvas sutilmente diferentes.
  • SNARE: No se puede resintonizar en la TR-08. Pero por lo demás era muy similar.
  • TOMS: El TR-08 tenía más mordiente y un componente de ruido ligeramente más pronunciado.
  • CONGAS: El TR-08 Mid Conga tenía un contenido armónico más pronunciado.
  • RIM SHOT/CLAVE/MARACAS: Todos son muy similares (quizás debido en parte a su simplicidad).
  • CLAP: había una forma notablemente diferente en cada uno de ellos (el 808 exhibía más am).
  • COWBELL: el 808 estaba más lleno, mientras que el TR-08 sonaba casi comprimido, con su pronunciado ataque.
  • HI HATS/CYMBAL: La afinación del TR-08 cambia la frecuencia del filtro, pero no los armónicos subyacentes.

Aunque el sistema de programación sigue en líneas generales las mismas pautas que el original, ahora tienes la posibilidad de añadir subpasos, crear patrones aleatorios y marcar algo de swing, todas ellas características útiles. La pantalla LED de cuatro caracteres facilita la selección y edición de una serie de parámetros basados en el menú.

Al igual que en la TR-09, la compresión puede aplicarse individualmente al Kick y al Snare, mientras que la afinación y el decaimiento están disponibles para algunos sonidos (con la posibilidad de seleccionar una versión de decaimiento largo del Kick para los amantes del Miami Bass).

Esta área también se encarga de la panoramización y el enrutamiento a través de la salida estéreo analógica y los canales de audio USB, aunque una pantalla OLED decente podría haber ampliado el alcance de futuras adiciones y menos inmersión en el menú.

El MIDI también está bien servido, con la capacidad de enviar y recibir una gama decente de mensajes CC y la capacidad de activar ranuras de sonido «compartidas» (toms, congas, etc.) de forma remota.

COMPRAR

TR-08 Opiniones

Disfrutamos de la TR-08, aunque habría sido estupendo disponer de algunas variantes sonoras preconfiguradas, ajustes personalizados para artistas o algunas herramientas adicionales de «modding», todo ello muy fácil de conseguir en el universo digital.

Por otra parte, algo que se echa de menos es la posibilidad de utilizar el pulso de disparo de Accent como fuente de sonido, una estratagema de la vieja escuela que debería haberse integrado en el mezclador interno.

También tenemos algunas reservas sobre el precio: al igual que con la TR-09, se encuentra justo al lado de la marca de 300 euros, teniendo en cuenta que es una recreación digital en lugar de un groovebox analógico. Sin embargo, a pesar de estos problemas, si estás buscando un clon del 808 por hardware, merece la pena escuchar el TR-08.

En másvolumenporfavor.com también puedes ver:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.